Control y almacenamiento de las muestras recibidas

El CIVR controla las muestras recibidas y los documentos oficiales que las acompañan. Rectifica los eventuales errores materiales y rechaza las muestras que no cumplen con el reglamento del concurso. El CIVR hace hincapié en la importancia del uso correcto de las denominaciones de origen o de las indicaciones geográficas. El etiquetaje de los productos elaborados en los estados miembros de la UE tiene que respetar las normativas comunitarias y para el resto del mundo, la reglamentación de cada país de producción. A continuación, el CIVR procede a la repartición de las muestras en función de las características declaradas en el formulario de inscripción o de las características comprobadas.

El organizador guarda las muestras en un almacén protegido y en condiciones de temperatura y ambiente idóneos para la conservación del vino.